Takayama y Shirakawago

Despues de la agotadora jornada recorriendo la “Alpine Route” (ver post anterior) bien nos apetecía un poco de relax, como si fuéramos dos ciclistas del Tour de Francia que necesitan jornada de descanso tras etapa reina. J Y nuestro siguiente destino era el lugar perfecto para hacerlo.
Situada en el extremo Oeste de la región nombrada Los Alpes Japoneses, Takayama es una pequeña ciudad que mezcla la modernidad del siglo XXI con antiguas guesthouses, tiendas locales y destilerías de sake conservando de esta manera un cierto encanto tradicional.

image
Una de las casas del barrio antiguo.
image
Restaurantes y tiendas se alinean
image
Destileria de Sake.

Si a esto le añadimos además bellos templos localizados en lo alto de pequeñas colinas, vibrantes mercados de mañana donde es posible ver a los locales comprando artesanía o productos locales y la facilidad de moverse por todo la ciudad a pie o en bicicleta debido a su reducido tamaño…entonces lo que obtenemos es un destino que debería ser imprescindible en cualquier visita a la región de Central Honshu.

image
Templo en una de las colinas de la ciudad.
image
Las bicicletas predominan en las calles.

Takayama se encuentra dividida principalmente en dos partes debido al paso del rio Miya-gawa que la cruza en sentido Norte-Sur. Al Oeste del río es donde se encuentran la mayoría de alojamientos y restaurantes ya que es donde se localiza la estación de tren y el acceso a la autopista. Es la parte más moderna de la ciudad y donde los ciudadanos trabajan, llevan a sus hijos al colegio o hacen las compras en los supermercados.

image
Escolares de una guarderia en la zona nueva de Takayama.

Muy distinto es al lado Este del río ya que es la parte antigua de Takayama, donde se encuentran las construcciones tradicionales de madera con vallas de bambú, ventanas de papel de arroz y cubiertas a dos aguas. Aquí la sensación es de estar en un pueblo como debió ser en el siglo XVI cuando la ciudad fue fundada. Calles estrechas donde está prohibida la circulación de coches y donde las bicicletas y los peatones son los auténticos protagonistas.

image
Aunque nuestro alojamiento se encontraba en el lado moderno de la ciudad, es en esta área donde pasamos la mayoría de los 2 días que estuvimos en Takayama. Y es que son muchos los lugares de interés que esconde este barrio tradicional.
Para llegar hasta aquí se tiene que hacer uso de cualquiera de los múltiples puentes que cruzan el río y que enlazan las dos áreas, Oeste con Este. Los más populares son:
– el puente Kaji-bashi porque se encuentra en la principal calle comercial de la ciudad, la calle Yasugawa, donde se encuentra en su mayoría las tiendas de souvenirs y artesanía más enfocada a los turistas que a los propios locales.
image

image
– y el puente Naka-bashi porque enlaza directamente el barrio tradicional con uno de los mercados matutinos más importantes de la ciudad, el Mercado de Jinyamae. Se trata de un mercado orientado principalmente a los habitantes de Takayama ya que aquí compran productos locales tales como vegetales o frutas…
imageimage
Muy distinto es el otro principal mercado de Takayama, el mercado de Miyagawa. Extendiéndose paralelo al río, se enfoca más en la venta de artesanía, aunque también se podían ver algunos puestos de comida callejera donde bandadas de estudiantes acudían tras salir de clase.
Aunque todo tenía muy buena pinta, con la calor que hacía el cuerpo nos pedía más algo fresquito así que nos decantamos por probar el “llamativo” helado de té verde, disponible también en la versión mixta con nata. Ummm, delicioso!!

imageimage
Sanmachi-suji, como se denomina al distrito que ocupa el barrio antiguo, está formado principalmente por tres calles: Ichi-no-machi, Ni-no-machi y San-no-machi. Son fáciles de reconocer ya que en ellas se alinean bellas tiendas tradicionales, restaurantes y museos.

image
Ichi-no-machi.

 

image
Tiendas, restaurantes y museos ocupan las calles mas importantes.

Uno de los museos que visitamos fue el de Takayama Showa-kan. “Nostalgia” seria la palabra que nos vendría a la cabeza a la hora de definir lo que aquí pudimos ver y es que este museo está basado en el Japón de mediados del siglo XX (conocido como Era de Showa) el nombre Japones que recibió el anterior emperador conocido en todas partes como Hirohito.
Este personaje gobernó desde 1926 hasta 1989 trayendo una época de bonanza a todo el país y el museo recrea parte de esa época concentrándose en el periódo comprendido entre 1955 y 1965, un momento de gran optimismo entre los japoneses por el fin de la guerra.
Uno se puede sentir que se ha tele-transportado al Japón de Showa al caminar entre vehículos de la época, paredes con posters de películas, calles con recreaciones de escaparates de tiendas, salones de belleza o incluso entrando en una típica clase de colegio.
imageimage
Una de las actividades que caracterizan a Japón y que está muy presente en Takayama es las destilerías de Sake. Camufladas entre el resto de construcciones tradicionales en el barrio antiguo, estos locales son fáciles de reconocer por las esferas de hojas de cedro que hay en sus entradas. La fabricación del Sake se realiza principalmente durante el invierno (Enero y Febrero) cuando algunas de estas destilerías abren al público para mostrar el proceso, pero la mayoría abren sólo durante el resto del año para la venta del mismo.
image
Como es de esperar en cualquier ciudad o pueblo de Japón, Takayama también cuenta con un gran número de templos, repartidos entre las colinas que rodean al barrio antiguo. El más importante es el templo de Hida Kokubun-ji por ser el más antiguo de la ciudad. Aunque fue construido originalmente en el siglo VIII, éste ha sufrido varios incendios y las edificaciones presentes son reconstrucciones que datan del siglo XVI. A destacar son el bello jardín exterior que rodea el conjunto y la pagoda de tres plantas.
imageimage
Existen decenas de templos para visitar y una buena manera de abarcar la gran mayoría de ellos es recorriendo la Higashiama Yuhodo (Paseo de los templos). Este camino situado por encima del barrio antiguo conecta un buen número de edificios religiosos a través de escaleras, puentes de piedra y numerosos jardines. Aunque en esencia todos son parecidos, nosotros destacaríamos los de Hokkeji y Souyuji por la belleza de sus jardines y altares exteriores…o también el de Sogenji que además cuenta con una espectacular campana exterior!!!
image

image

image

Es no sólo por sus templos sino también por todo lo que Takayama nos ofreció a lo largo de 2 días que consideramos a esta pequeña ciudad al Oeste de los Alpes Japoneses un destino ideal para empaparse de la cultura japonesa en un entorno tranquilo y agradable.
La siguiente parada en nuestro viaje por Japón no nos iba a defraudar tampoco. Desde Takayama nos dirigíamos a Kanazawa, la mayor urbe de la región Oeste de los Alpes Japoneses. Esta montañosa y remota área entre Takayama y Kanazawa es bien conocida por las casas rurales y el pueblo de Shirakawa-go es el mejor lugar donde verlas ya que es donde mejor se han conservado.

image
Casas de Shirakawa-go.

Cruzar el puente colgante que une la estación de autobuses donde llegamos con el pueblo de Shirakawa-go es como viajar en el tiempo! En cuestión de unos cientos de metros uno se ve envuelto por decenas de casas en forma de “A” llamadas gasshozukuri.

image
Puente de acceso al pueblo.

Las inclinadas cubiertas de estas casas fueron diseñadas para prever la acumulación de nieve en ellas, una gran preocupación en esta región donde casi todas las carreteras de montaña están cerradas desde Diciembre a Abril.
imageimage

Las casas gassho-zukuri más grandes eran habitadas por familias ricas con hasta 30 miembros viviendo bajo un mismo tejado. Sin embargo, las familias campesinas vivian en cabañas tan pequeñas que hoy en día son utilizadas como cobertizos de herramientas. Debido al creciente turismo en la zona, hoy en día algunas de estas casas se han convertido en posadas o hoteles rurales donde alojarse.

Uno de los lugares para tener una vista general del pueblo es desde el emplazamiento del antiguo castillo, Shiroyama Tenbodai, hoy en día desaparecido y convertido en un mirador que proporciona vistas espectaculares del valle.
image

image

Y no sólo increíbles vistas sino también acústica se pueden apreciar desde este mirador ya que desde aquí oímos una música a lo lejos que provenía del pueblo… Nos apresuramos a bajar desde el mirador al pueblo de nuevo para ver de que se trataba y nos encontramos con un pequeño festival mantenido por grupos de bailarines locales que representaban el niwaka (baile del león de manera bufona). Una bonita manera de despedirnos de Shirakawa-go. J
image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s