Hakone y el Monte Fuji

Antes de abandonar definitivamente Tokyo y sus alrededores para dirigirnos al interior del país, teníamos que visitar una de las áreas más populares que escogen los tokianos para pasar sus fines de semana.
¿Que nos diríais si os contamos que se trata de un lugar donde existen varios lagos, un gran volcán y cientos de onsens (balnearios) que se aprovechan de su actividad volcánica? Efectivamente, es el Monte Fuji!!

image
Fuji-San (como se conoce en japonés) es el pico más alto de Japón con 3776m y también el más famoso. Tanto es así que representa el icono de Japón apareciendo en postales, camisetas, guías de viaje, etc. Entre los japoneses existe la obligación de ascenderlo al menos una vez en la vida y es por eso que cada año una media de 300.000 personas lo hacen.
Si lo siguiente que se os pasa por la cabeza es preguntar… ¿Y vosotros…subisteis hasta su cumbre? Sentimos decepcionaros pero la respuesta es NO. Básicamente porque es sólo recomendable y posible hacerlo en verano y parte de primavera debido a la dureza de las condiciones climáticas que hay a lo largo del ascenso. En Octubre, cuando nosotros estuvimos aquí, era simplemente inviable a no ser que os tratéis de unos escaladores experimentados y uséis crampones. Pero ese no era nuestro caso 😛
Para los que tengáis la fortuna de estar en la zona por las fechas ideales, que sepáis que el ascenso al Monte Fuji es todo un reto! Se divide en 10 tramos o “estaciones” desde la base hasta la cumbre, aunque no es necesario empezar desde la primera ya que existe la posibilidad de acceder por carretera hasta la mitad (5ª estación). Desde aquí se deben emplear unas 6 horas para llegar hasta el borde del cráter situado en su cumbre, 1 hora y media para rodear el gran “agujero” y finalmente otras 3 horitas para descender al punto de origen. Todo un palizón!!
Además se dice que lo ideal es llegar a lo alto del todo bien temprano por la mañana para ver el amanecer. Para esto se tienen dos opciones. Bien empezar por la tarde, pasar una noche en un refugio y levantarse temprano por la mañana, o en el caso más extremo hacerlo todo de un tirón lo que significa empezar alrededor de media noche y ascender todo el camino con una luz en la cabeza. En cualquier caso seguro que sería una experiencia inolvidable! Qué lastima no haber venido en verano!! En fin… una excusa para volver a Japón algún día! 😛
Afortunadamente no todo se reduce a escalar la montaña más emblemática del país. El Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu del que el Montje Fuji es el atractivo principal ofrece también la posibilidad de disfrutar de un onsen (baños termales) o contemplar el paisaje desde un barco mientras se navega uno de los muchos lagos que hay en la zona.

image
Con este propósito en mente fue por lo que nos dirigimos al pueblo de Hakone-Yumoto considerado el “epicentro” del parque nacional. Este pequeña ciudad-resort situada junto al río Haya-Kawa es famosa por concentrar el mayor número de Onsens en la zona. Algunos forman parte de hoteles que los ofrecen como un servicio gratuito incluido en el precio del alojamiento mientras que otros son posibles de entrar pagando una entrada sencilla (desde 1200¥, unos 10€). El inconveniente es que todos están separados por género. No existen mixtos por lo que nos dio un poco de corte vivir esa experiencia. :S
Desde Hakone-Yumoto se puede hacer un recorrido circular alrededor del parque nacional visitando de esta manera lo más destacado de este. La primera parte del recorrido se hace con un tren que asciende en altura pasando por varios pueblos pequeños hasta Gora, donde termina la línea.

image

Una vez aquí se puede coger un funicular que atravesando por en medio de las montañas lleva hasta el lago Ashino-ko haciendo paradas intermedias en Soun-zan y Owakudani principalmente. En la primera estación situada a 1153 metros de altura se puede uno bajar para hacer recorridos por la montaña mientras que Owakudani es la parada más popular por dar acceso a una caldera volcánica que emite constantemente vapor, barro en ebullición y misteriosos olores. Debido a la toxicidad de los gases que aquí existen suele ser común que el servicio del funicular se suspenda y para nuestra desgracia el día que fuimos fue así 😦
De todas formas había la posibilidad de alcanzar el lago Ashino-ko por carretera. Simplemente había que coger uno de los buses locales que circulan por la zona, lo que nos sirvió para conocer cómo funciona éste.

image

Al subir al autobús una máquina te expende un papelito con un número que indica el número de la parada que te has subido. A medida que el vehículo avanza una pantalla muestra el precio en función del número de paradas que ya se han recorrido. Cuando quieres bajar te diriges al conductor y le das el papelito a la vez que introduces el dinero a pagar en una máquina situada junto a él. Suponemos que el conductor siempre confia en que los pasajeros son honestos y pagan la cantidad exacta a deber porque en ningún lugar se indica cuanto es. En fin, nosotros fuimos legales siempre 😛

image
Togendai a orillas del lago Ashino-ko.

Finalmente tras una hora, llegamos a Togendai, una de las poblaciones situadas a orillas del lago Ashino-ko. Este lago es una de las atracciones principales del Parque Nacional debido a su belleza y a que está situado en un enclave ideal ya que desde él en un día despejado se puede ver el Monte Fuji. Así que sólo esperábamos en tener un poco más de suerte y que al menos pudiéramos ver aunque fuese de lejos y por un rato la famosa montaña! Pero de momento, desde Togendai no se veía ni rastro del monte por ninguna parte.
Así que nos decidimos a coger el siguiente medio de transporte para avanzar en el recorrido circular por el parque Nacional. Se trataba de cruzar el lago mediante un barco (al más puro estilo pirata) que enlaza las poblaciones de Togendai al Norte con Hakone-Machi primero y Moto-Hakone al final, ámbas situadas en la orilla Sur del lago.

image

image

image

El recorrido es de una hora aproximadamente a lo largo del cual se tiene una vista despejada del entorno montañoso del parque. Sin embargo, no fue hasta casi llegar al final del recorrido que empezamos a avistar algo parecido a un cráter muy a lo lejos, asomándose tímidamente tras unas montañas…… y ahí estaba!!! El Monte Fuji!!!!
imageimageimage
Increíble…no nos lo creíamos pero esa imagen que habíamos visto tantas veces en guías de viaje, revistas y documentales estaba finalmente delante de nosotros! Un perfecto cono truncado en el vértice superior como si alguien le hubiera pegado un corte con un cuchillo. Una inconfundible silueta que se hace aún más evidente y atractiva una vez se llega al puerto final, Moto-Hakone. Fue aquí donde decidimos comprarnos en un supermercado cercano algo de comida japonesa preparada y disfrutar de ella mientras contemplabamos el paisaje de postal (nunca mejor dicho). 😛

Por más que nos hubiéramos quedado allí horas y horas, teníamos que marcharnos para llegar a Tokyo a la noche, situada a 120km. Así que ya sólo nos quedaba completar el último tramo del recorrido circular por el Parque, el que une Moto-Hakone con el punto de origen, Hakone-Yumoto. Este recorrido se hace a través de la conocida como Old Hakone Highway, un antiguo camino empedrado de la era Edo (1600 al 1868). Nos tomó 3 horas completarlo a pie pero bien vale la pena ya que por el camino se encuentran letreros explicando la historia de esta vía, además de bellos bosques y hasta una casa de té de la época (ojo, 350 años de antigüedad!!) donde degustar un buen sake.
image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s