El delta del Mekong

El delta del Mekong nos dejó un sabor agridulce. Agrio porque en las dos excursiones que hicimos por el delta observamos muchos restos de basura acumulada en las orillas de los canales y flotando en medio del río. Pero también dulce porque es innegable el encanto que tiene moverse entre los manglares encima de un bote descubriendo los rincones que se esconden como si fuésemos exploradores.

El delta del Mekong es inmenso y para visitar lo más destacado decidimos establecernos en dos de sus principales núcleos de habitantes: My Tho y Can Tho.

Escogimos la pequeña ciudad de My Tho porque está situada cerca de un grupo de islas en el Mekong donde pudimos observar cómo se desarrollaban distintas actividades por parte de sus habitantes, tales como la fabricación de miel para hacer té o caramelos. Pudimos degustarla y resulta mucho más líquida que la de España. Dando un paseo en bicicleta por una de las islas observamos que ya prácticamente toda la gente que vive en la zona se dedica a la venta de artículos artesanales al turista, algunos de dudosa producción local. Y es que para ellos es dinero fácil y rápido en comparación con sus trabajos en ganadería o agricultura.

Visita a la fábrica de miel. Algunos de los productos que se hacen en las islas (figuras de coco).
Visita a la fábrica de miel. Algunos de los productos que se hacen en las islas (figuras de coco).

En otra isla tenían a unos cocodrilos a modo de atracción de feria dándoles la gente de comer con una caña de pescar por 10.000 dongs la pieza (unos 35 céntimos de euro). Sin duda, un entretenimiento para los grupos escolares de niños que visitaban la zona.

Paseo en barca por las islas. Grupo de niños dando de comer a los cocodrilos.
Paseo en barca por las islas. Grupo de niños dando de comer a los cocodrilos.

Can Tho, en cambio, la escogimos porque se sitúa muy próxima a dos mercados flotantes que se desarrollan en el Mekong: Cai Rang a 6 km y Phong Dien más alejado pero menos abarrotado. Así que fue parada obligatoria.

Contratamos un tour de 7 horas levantándonos a las 5 de la madrugada, cuando aún era de noche. La actividad de embarcaciones arriba y abajo del río ya era frenética y es que algo que hemos observado es que los vietnamitas madrugan mucho. Al llegar a los mercados flotantes las barcas se encuentran repartidas a lo ancho del río y el ruido de las conversaciones se oye por todas partes. Cada barca lleva una especie de mástil que utilizan para colgar los productos que venden, de manera que es fácil localizar la embarcación que contiene aquel producto que quieres comprar.

Cada barco cuelga en un mástil un ejemplar de la fruta o verdura que vende.
Cada barco cuelga en un mástil un ejemplar de la fruta o verdura que vende.
Actividad frenética en el mercado flotante.
Actividad frenética en el mercado flotante.

La guía que nos acompañaba era muy simpática y a pesar de que no sabía nada de inglés, nos complacía obsequiándonos con piezas de fruta a lo largo de todo el día y con figuras preciosas que hacía a mano con ramas de plantas que encontraba a su paso. Y todo eso mientras conducía la barca con los pies! Increíble!

La vida cotidiana es palpable en las orillas del río.
La vida cotidiana es palpable en las orillas del río.

Después del mercado, nos llevó con el bote por estrechos canales para observar los manglares y realizar un pequeño paseo a pie cerca de las plantaciones de arroz. Ya de vuelta al punto de partida, pudimos ver, esta vez con la luz del día, como las orillas del río se convierten en un constante escaparate de escenas de la vida cotidiana: mujeres lavando la ropa, fregando platos, niños bañándose… Y es que el río Mekong a lo largo de la historia ha tenido y sigue teniendo un papel vital e importantísimo para los habitantes del delta.

Vista de los campos de arroz caminando entre los manglares.
Vista de los campos de arroz caminando entre los manglares.
Recorrido en barca por los manglares. Regalos de nuestra simpática barquera.
Recorrido en barca por los manglares. Regalos de nuestra simpática barquera.
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Óscar! Raquel! Recorro el món a través del vostre blog! (Google Reader) Salutacions! 🙂

    1. oskar9bike dice:

      Nos alegramos mucho que nuestra experiencia te sirva de guia, jejeje! Nosotros tambien estamos aprendiendo mucho. De hecho estamos haciendo un curso intensivo de historia del sudeste asiático, que fue bastante movidita. Todos han estado peleados con todos: vietnam con tailandia, tailandia con Birmania, Camboya y Laos por en medio, vietnam contra vietnam (norte contra sur)… Una locura!!
      Ya te lo iremos contando, aún nos quedan los posts de toda camboya donde hablaremos de los jemeres rojos. Vietnam prácticamente esta acabado, hueee!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s